Las fiestas de Zanatepec, Oaxaca.

Me gustan las fiestas del pueblo. Me gustan mucho. Ayer comprendí que las fiestas; son, si lo ves así, un pretexto bien pensado desde mucho tiempo atrás, para reunir a toda la gente y festejar a los nuevos, recordar  a los que no están, saludar a los viejos y conmemorar a la vida que como decía “Cabral”, es sin lugar a dudas la protagonista.

 Al son de los “cheguerres” se inicia la regada de frutas que no es más que la presentación de los ahora reyes y mayordomos de la fiesta patronal, el pueblo entero sale a las calles en busca de los nuevos rostros que nos representaran ante el patrón Santo Domingo de Guzmán en aquella honrosa  caravana que inician las damas portando orgullosas, el traje regional.

 El público en su mayoría integrado por niños adulando a las guapas señoritas que pasean por las calles principales y de nuevo la banda sin dejar de tocar.

Como por arte de magia surgen en estas fechas las inmemorables anécdotas de los padres y abuelos que orgullosos cuentan a los hijos y nietos aquellas vivencias que no se pueden borrar y que recrean en cualquier momento para volver a vivirlas.

Más allá, sobre la noche, la piel se eriza al repique de las campanas. El parque que durante meses ha estado vació se repleta de niños corriendo por todos lados y el olor a pólvora de los cohetes que van pautando la fiesta se hace parte del ambiente. Los juegos mecánicos llenos de colores vivos que encienden y apagan, inician la jornada interminable con los primeros chiquitines; que ansiosos, esperan sentados en las todavía calientes banquetas.

 Que decir de los bailes. El paso de los años, seguramente y por lo que me cuentan los que saben, han cambiado las reglas. Antes no pagaban las damas y las que estuvieron  ahí cuentan que  en la entrada sólo les pedían una sonrisa, qué tiempos aquellos. Los varones por otro lado, tenían que trabajan extra; si su familia no era de posibilidades, para poder asistir al grandioso baile. Todo el pueblo gulucheño esperaba, espera y esperara durante muchos años más esta fiesta patronal. Que disfruten quienes están en el pueblo esta fiesta y quienes están fuera un abrazo muy grande y caluroso desde aquí ¡SU TIERRA!